Cómo elegir las mejores mochilas para niños

Apenas queda una semana para la semana menos favorita de los niños de nuestro país: la temida semana de la vuelta al cole.

Se acabaron las largas tardes de piscina, los juegos de agua en los parques y los helados en la playa. Ha llegado el momento de volver a las clases y contar a los compañeros las anécdotas del verano.

Con la vuelta al cole, llega también la compra de libros, cuadernos, rotuladores, uniformes y por supuesto no nos olvidamos de las mochilas. Comprar una mochila es un momento muy divertido para los niños (pues hay una gran selección entre la que escoger, con diseños que incluyen a sus personajes de televisión favoritos, colores llamativos y estampados llenos de color), sin embargo no lo es tanto para los padres, que más que estar preocupados por el diseño, se preocupan por las espaldas de sus hijos.

¿Cuánto pesa una mochila de un niño?

Los niños llevan cada día a sus espaldas una mochila cargada con todos los libros, cuadernos y material escolar que utilizan durante el día en clase o para realizar sus deberes. En la teoría, el peso más recomendable para las mochilas de los niños se encuentra alrededor de un 10-15% del peso total del niño o niña. Pero como hemos dicho, esta es tan sólo la teoría, pues está demostrado que en nuestro país, la mayoría de los escolares llevan mochilas que pueden alcanzar hasta el 35% de su peso.

Esto ha llevado a un dramático incremento de los dolores de espalda entre los niños. Un estudio realizado recientemente demuestra que más del 50% de los niños de nuestro país han sufrido algún dolor de espalda antes de los 15 años, y entre las niñas ese número asciende hasta el 70%. Es por esto que elegir una mochila adecuada se ha convertido en un auténtico reto.

¿Cómo elegir una mochila para niños adecuada?

Para saber qué tipo de mochila es el más adecuado para nuestros hijos, es importante tener en mente una serie de características a la hora de comprar mochilas para niños:

Dos tiras: en los últimos años ha crecido la moda entre los niños y adolescentes de llevar bolsos y bandoleras a los colegios, en los que meten sus libros, estuches, el bocadillo para el recreo y en algunos casos hasta la tablet. Esto no permite equilibrar el peso igual de bien que una mochila con dos tiras, y puede llevar a producir dolores de espalda a los niños. Lo mejor es que las mochilas para niños cuenten con dos tiras laterales, e incluso si pueden llevar una para la cintura, mejor. Es la mejor forma de repartir el peso.

Debe tener elementos reflectantes: a pesar de que nuestro país cuenta con muchas horas de luz, incluso en invierno, es importante que lo niños lleven mochilas que reflejen la luz, puede evitar más de un susto en la salida del colegio o de camino a casa. Toda seguridad es poca cuando se trata de los más pequeños de la casa.

Impermeable: para evitar estropear los libros, los cuadernos etc. en caso de lluvia, es conveniente que las mochilas para niños sean impermeables. Esto es especialmente útil cuando se realizan excursiones.

Espalda acolchada: esto hace que llevar la mochila sea más cómoda de llevar, además de que evita roces y que objetos puntiagudos (como esquinas de cuadernos o bolígrafos sueltos) molesten en la espalda a los niños.

El tamaño de las mochilas para niños debe ser el adecuado: del mismo modo que no comprarías a tu hijo unos zapatos que le queden grandes y camine mal, tampoco debes comprar una mochila que no se ajuste a su tamaño. La mochila debe ajustarse para que quede unos 5 centímetros por encima de la cintura del niño. Si con las tiras ajustables no se consigue, entonces será mejor buscar otra mochila que se adapte mejor.

Rueditas: las mochilas para niños con ruedas son una buena opción para librarles del peso en la espalda, sin embargo hay que asegurarse de que la mochila elegida puede ser regulada en altura. Es muy común ver a niños muy altos con mochilas con ruedas demasiado bajas para ellos. Eso más que una solución, puede llegar a ser un problema derivando en dolores de espalda, por lo que es conveniente asegurarse de que la altura del carrito para la mochila es la correcta.

Materiales: las mochilas para niños deben estar hechas con materiales fuertes y buenos. Por todos es sabido que los niños no destacan por el cuidado que profesan a las cosas, por lo que a mejores materiales, más posibilidades tendremos de llegar al final del curso sin haber tenido que comprar otra mochila.

Start the conversation


5 + 8 =